Y mientras los bendecía, se fue apartando de ellos y elevándose al cielo