Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.