Ser ‘Pro-vida’ también significa decir no a la pena de muerte