Santificar el día del Señor, no es sólo una ‘sugerencia’