Nuestros seminaristas están llamados a ser hombres de la cardidad