Nuestras escuelas son un ministerio vital