Los obispos de EE. UU. establecen un camino para combatir el abuso