Los cielos se abren y la tierra es benedecida