Los Católicos pueden hacer un impacto contra la violencia