Los ataques en Charlottesville exponen el veneno del racismo