Las visitas a la prisión en la Semana Santa, extienden la misericordia de Cristo