La respuesta rápida, después del tornado, fue una afirmación de vida