La respuesta al huracán, es esencial para nuestras vidas como cristianos