La peregrinación a Tierra Santa despertó historias del Evangelio