La ley del cuidado de la salud continúa violando la libertad religiosa