La gran diversidad entre los ordenados, es una bendición