La Cuaresma es más que distinguir entre el pescado o el pollo