Jesús se acercó, tomó el pan en sus manos y lo repartió