Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida