Escuchar los susurros de Dios y actuar sobre ellos