En un día glacial, un reconfortante mensaje pro-vida