En tormentosa playa, el papa invita jóvenes a seguir a Jesús