El sorprendente proyecto de ley del aborto en N.Y. es una parodia moral