El regreso a la escuela, es un tiempo para reconectarse con Jesús