‘El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante’