El niño iba creciendo, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con él