El llamado vocacional es responsabilidad de todos los Católicos