El Huracán Sandy refuerza nuestra confianza en Dios