El arzobispo está muy animado por la respuesta de ayuda de los ucranianos