Después del colapso del Hard Rock, la Iglesia ofreció consuelo