Debemos seguir presionando por la libertad religiosa