Como aconseja el Papa, la guerra es siempre una derrota