Arsobispo Aymond: La confesión es buena para el alma