A pesar de COVID-19, cientos ingresarán a la Iglesia Católica