Ore y trabaje, para que podamos ser personas de paz

Por Arzobispo Gregory M. Aymond

Usted ha hecho un esfuerzo público al pedirle a la gente que ore por la intercesión de Nuestra Señora del Pronto Socorro, para reducir la violencia, el asesinato y el racismo en nuestra comunidad. ¿Qué tan agradecido está por la baja en la tasa de asesinatos en Nueva Orleáns?

Me complació mucho ver que, la tasa de asesinatos en Nueva Orleáns es, la más baja en décadas. Al mismo tiempo, estoy preocupado porque, el número de asesinatos ha aumentado en otras áreas de nuestra arquidiócesis. Nuestra preocupación como Iglesia local no es solo por la ciudad de Nueva Orleáns sino, por todas las áreas de nuestra arquidiócesis. Creo que cuando hay una disminución en la violencia y el asesinato, se debe a las oraciones de la gente, así como a la buena voluntad de muchos que están tratando de prevenir la violencia.

Reitero que, es importante que todas nuestras parroquias recen la Oración de Nuestra Familia todos los domingos en la Misa, para pedir por intercesión de Nuestra Señora del Pronto Socorro, para que Dios nos ayude a ser personas más pacíficas. Cualquier disminución en el asesinato es, el resultado de nuestra oración, nuestra dependencia de Dios y los esfuerzos de muchas personas, incluidas las fuerzas del orden.

Usted conmemoró la Batalla de Nueva Orleáns con la 205 ava Misa Anual de Acción de Gracias a Nuestra Señora del Pronto Socorro, el 8 de enero.

Sí. A menudo he dicho que la Batalla de Nueva Orleáns, fue una batalla contra otro país hace más de 200 años, pero ahora, nos enfrentamos a una nueva Batalla en Nueva Orleáns que, debemos luchar con amor contra la violencia, el asesinato y el racismo. Los tres están vivos de diversas maneras dentro de nuestra arquidiócesis.

Parte de la violencia y el asesinato son resultado del racismo; algunos son el resultado de una enfermedad mental; otras, son simplemente venganza u odio en los corazones de las personas. Nuestra Oración Familiar, le pide a Dios que, cambie los corazones de aquellos que están inclinados a la violencia. La peregrinación al Santuario de Nuestra Señora del Pronto Succor en State Street es muy importante para mí todos los años, no solo porque celebra la historia de la Batalla de Nueva Orleáns, sino también, porque, ayuda a relacionar esa batalla con nuestra situación actual.

También, quiero recordarles que, la violencia a menudo, ocurre con palabras, ya sea en persona o en las redes sociales, cuando señalamos con los dedos y, los insultos y, no respetamos a las personas. Esa es una forma de violencia. Quizás, es más frecuente hoy en día debido a Twitter y Facebook.

Conozco algunas parroquias que se han visto muy afectadas por las palabras despectivas sobre otros, publicadas en diferentes fuentes. Sabemos que esto no representa la mente y el corazón de Jesús.

También, ha habido ejemplos más recientes de violencia religiosa en nuestro país y, en todo el mundo.

Sí, llevamos la oración a la gente de Texas, donde hubo un tiroteo en la Iglesia, y a la gente de Nueva York, donde fueron atacados varios fieles judíos. Como dijo el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, la violencia en nombre de Dios es una blasfemia, y el aumento de la violencia antisemita en nuestro país y, en todo el mundo, debe ser condenada, junto con la persecución continua de los cristianos. Es bueno recordar que, cuando los pastores estaban en los campos esa noche de Navidad, escucharon a los ángeles de Dios decirles: “Gloria a Dios en las alturas, y paz a las personas de buena voluntad”.

Únase a mí en oración todos los días. Que nuestros corazones se llenen de buena voluntad y, con el ejemplo de Jesús para trabajar por la paz.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like