Algunos pensamientos sobre, los logros del nuevo aeropuerto ‘MSY’

Tuvo la oportunidad la semana pasada de, ofrecer una oración en la dedicación de la nueva terminal del Aeropuerto Internacional Louis Armstrong. ¿Cuáles fueron sus impresiones iniciales del nuevo aeropuerto?

Es realmente hermoso. Es muy acogedor. Tiene muchas entradas de luz. Hay hermosos paisajes, cuando caminas hacia las pistas. Es muy atractivo. Es algo de lo que podemos estar muy orgullosos. Otra cosa que es muy buena, es que, es una señal de colaboración entre funcionarios nacionales, estatales y locales. Se necesitó mucha gente para que esto sucediera. Me impresionaron mucho las conversaciones que dieron varios funcionarios, porque siguieron planteando el tema de que tenemos que trabajar juntos, tenemos que ser uno. Trabajando por separado, podemos hacer muchas cosas; trabajando juntos, podemos mucho más. Creo que el aeropuerto es un símbolo de eso. Dios, nos llama a vivir y trabajar en comunidad.

Viaja a menudo, en su papel de arzobispo. ¿Cómo es eso para usted, como parte ineludible de su ministerio?

Debo decir que, cuanto más envejezco, más difícil me resulta viajar. Pero mi trabajo con varias organizaciones Católicas y, con los obispos de los Estados Unidos, me llama a viajar, por lo que va dentro del territorio done hago mi ministerio. En este punto de mi vida, viajo solo cuando tengo que hacerlo para el ministerio.

¿Tiene algún consejo para facilitar un poco la experiencia de volar?

Sí, tengo lo que llaman “Global Entry” y “Verificación previa de TSA”. Eso, le permite pasar las líneas mucho más fácilmente. ¡No es caro y vale su peso en oro!

¿Tienes algo que le fastidia al volar?

Supongo que, una de las cosas más importantes, es que a veces, la falta de información que obtienes si un vuelo se retrasa o cuándo se cambia una puerta de salida. En general, encuentro que el personal del aeropuerto y el personal de la aerolínea, son muy amables y serviciales, pero a veces, tengo más preguntas de las que posiblemente puedan resolver.

¿Usa su atuendo clerical cuando viaja?

Sí, lo hago. Es un signo externo de mi vocación y, puede ser una forma de evangelizar.

¿Se le acercan personas a las que no conoce en los aeropuertos?

Sí, muchísimas. A veces, me hacen preguntas sobre la Iglesia. A veces, expresan el dolor que tienen en sus corazones o su insatisfacción con algo que puede haber afectado su vida espiritual. A veces, son personas de Nueva Orleáns, y otras personas de diferentes partes del país. Siento que esta es una oportunidad real para el cuidado pastoral.

¿Trabaja en el avión?

Sí, lo hago. Traigo mucho trabajo y, trabajo mucho. Es tiempo de trabajar y de orar.

¿Algún consejo sobre el equipaje para viajeros?

¡Debo decir que no he facturado equipaje en más de una década! Sí, hay alguna forma posible de llevar su equipaje de mano, hágalo. Lo difícil es, si las personas delante de mí han llenado el compartimento superior y, no puedo poner mi equipaje allí, pero siempre hay maneras que funcionan.

¿Cómo compararía la nueva terminal MSY con la antigua terminal?

Bueno, es más fresca, es más conveniente, es más acogedora y, es más amigable para los pasajeros. Mi única preocupación es, la larga fila de tráfico que llega a la salida de Loyola. ¡Espero hacer un experimento y, utilizar una agencia de estacionamiento en Airline Highway y, dejar que ellos lidien cont el tráfico, de manera que yo no tenga que hacerlo!

¿Tiene un aeropuerto favorito?

Realmente no. Puedo decirte los que no me gustan, ¡pero no sé si quiero entrar en eso! Hay algunos que trato de evitar.

¿Cuándo fue la primera vez que tomó un avión?

Estaba en el último año de la universidad, en el St. Joseph Seminary College. Fui a Houston para una reunión sobre educación religiosa. Una cosa que recuerdo es que, en ese mismo avión se encontraba el grupo musical The Dameans. Ellos iban a la misma convención.

¿Ha tenido momentos de miedo o, miedo durante el vuelo?

Lo he tenido. Ha habido momentos, pero no sucede con frecuencia. Siento que puedo adaptarme bastante bien a eso si sucede. ¡A veces, su mente se distrae pensando en ese gran avión que, pesa toneladas y toneladas y, como puede mantenerse en el aire! Escuché a alguien decir una vez, cuando se retrasó un vuelo y estábamos sentados en la puerta: “Es mucho mejor estar en tierra deseando estar en el aire que, estar en el aire deseando estar en tierra.”  Dios me ha protegido de muchas maneras. Al abordar un avión, es apropiado que recemos por los pilotos y los asistentes. Dios es fiel a todos nosotros.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like