El Papa Francisco, echa un ojo profético a los pobres

Por Arzobispo Gregory M. Aymond

Entre las muchas maneras en que el Papa Francisco, ha sido verdaderamente profético en su ministerio de enseñanza, ha sido su insistencia desde el comienzo de su pontificado de qué, la Iglesia, debería ser para y para los pobres.

El Santo Padre, nuevamente, ha planteado ese desafío a nuestras conciencias, con su mensaje para el ”Tercera Jornada Mundial de los Pobres”, que será celebrado por la Iglesia Universal, el próximo domingo 17 de noviembre.

Invocando el Salmo 9, el Papa Francisco escribe: “La esperanza de los pobres, no perecerá para siempre”.

¿Qué significa eso para nosotros en la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, cuyo viaje diario hacia y desde el trabajo, ofrece una experiencia de primera mano a la realidad de la pobreza y, la falta de vivienda en nuestras calles? Veo esto en muchas partes de nuestra arquidiócesis.

El Salmo 9 fue escrito en un momento en que había una gran prosperidad económica pero, también, una pobreza severa. ¿Ese desequilibrio social suena cierto hoy? “Era una época en la que personas arrogantes e impías, acosaban a los pobres, buscando tomar posesión, incluso de lo poco que tenían y, reducirlos a la esclavitud”, El Papa Francisco escribe. “La situación no es muy diferente hoy. La crisis económica, no ha impedido que grandes grupos de personas, acumulen fortunas que, a menudo parecen incongruentes, cuando en las calles de nuestras ciudades, nos encontramos diariamente con un gran número de pobres que carecen de las necesidades básicas de la vida y, en ocasiones, son hostigados y explotados”.

Durante sus viajes por el mundo, el Papa Francisco visitó a los pobres donde viven, tanto para iluminar su difícil situación, como para pinchar la conciencia de aquellos que tienen más bienes materiales de los que podrían necesitar en la vida.

El Santo Padre es contundente en su examen de conciencia: “¡Cuántas veces vemos a gente pobre hurgando en los botes de basura para buscar lo que otros han descartado como superfluo, con la esperanza de encontrar algo para vivir o, para usar! Ellos mismos se vuelven parte del basurero humano; son tratados como basura, sin el más mínimo sentimiento de culpa por parte de quienes son cómplices de este escándalo”.

Cuando visité Tierra Santa recientemente, celebramos la Misa en el Monte de las Bienaventuranzas, en la orilla del mar de Galilea. Jesús, comenzó su proclamación del reino de Dios en ese mismo lugar, al entregar un mensaje paradójico: “Bienaventurados los pobres”.

¿Cómo puede ser eso? El Papa Francisco dice que, el significado de esa Bienaventuranza es que, “el reino de Dios pertenece a los pobres, porque están en condiciones de recibirlo”. … Pasan los siglos y, la Bienaventuranza, parece aún más paradójica: los pobres siempre son más pobres, y hoy, los pobres son más pobres que nunca”.

Mientras Jesús inauguró el reino de Dios, el Papa dice que, “Él nos confió a nosotros sus discípulos, la tarea de llevarlo adelante con la responsabilidad de dar esperanza a los pobres”.

Una de las prioridades del Noveno Sínodo General de la arquidiócesis fue que, nuestra Iglesia local, “sea una voz y, testigo de la enseñanza social Católica” al alentar a las parroquias a apoyar a los pobres con sus propios servicios y, a través de referencias a otras organizaciones, muchas manejadas por la arquidiócesis, que sirven a los pobres.

Estoy agradecido con las parroquias y feligreses que, están cumpliendo esa misión. Las parroquias recolectan y distribuyen alimentos para los pobres. Algunas incluso, tienen cajas de comida fuera de sus Iglesias. Second Harvest Food Bank es una agencia arquidiocesana que, brinda asistencia nutricional a los pobres en todo el sureste de Luisiana, que incluye despensas móviles, despensas escolares, un programa de mochila para estudiantes, comidas después de la escuela, programas de alimentación de verano y, ferias de salud.

Además de satisfacer la necesidad de alimentos a través de Food for Families / Food for Seniors, Catholic Charities, ofrece otros servicios muy necesarios, como gestión de casos para individuos y familias en crisis, vivienda de emergencia, servicios de asesoramiento, programas para prisiones para su reingreso a la sociedad y, seminarios para padres.

Muchas parroquias en sus instalaciones tienen, capítulos individuales de la Sociedad de San Vicente de Paúl u otros ministerios, para ayudar a los pobres. En nuestra arquidiócesis, también tenemos Ozanam Inn, un ministerio especial para proporcionar refugio a las personas sin hogar.

Satisfacer las “necesidades materiales más obvias” de los pobres es, una prioridad, pero el Papa Francisco, nos impulsa a ir más allá en nuestro amor por los pobres.

“Ciertamente, los pobres vienen a nosotros también, porque les damos comida, pero lo que realmente necesitan es más que nuestra oferta, de una comida caliente o un sándwich”, dice el Papa Francisco. “Los pobres necesitan nuestras manos para ser levantados; nuestros corazones, para sentir de nuevo el calor del afecto; nuestra presencia, para vencer la soledad. En una palabra, necesitan amor ”.

El Papa Francisco, nos está dando esta “Tercera Jornada Mundial de los Pobres” para recordar en oración nuestro llamado a servir a los pobres, los enfermos, los marginados, los que no tienen voz. ¿Cómo podemos ampliar nuestra definición de quiénes son los pobres? El Papa Francisco, nos llama a mirar con un ojo perspicaz a las periferias.

¿Quién es mi vecino?

Las preguntas para el Arzobispo Aymond, pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like