Guía de políticas públicas: ‘Un llamado a la responsabilidad política’

Una Guía de Políticas Públicas emitida a los fieles por la Conferencia de Obispos Católicos de Luisiana

‘Un Llamado a la Responsabilidad Política’

Por Arzobispo Gregory M. Aymond, Clarion Herald

La tradición Católica afirma que, la ciudadanía responsable es una virtud, y la participación en la vida política es una obligación moral. Los líderes de la Iglesia Católica  tienen el derecho y el deber de compartir las enseñanzas de la Iglesia Católica y, de educar a los Católicos sobre las dimensiones morales de la vida pública, para que puedan formar sus conciencias a la luz de su fe. Hay orientación adicional disponible en la publicación de USCCB Faithful Citizenship en www.usccb.org/faithfulcitizenship.

Los niños y familias

La familia es la unidad primaria, indispensable y esencial de nuestra sociedad. Alentamos políticas que fortalezcan la estabilidad familiar y, defiendan la definición tradicional del matrimonio.

Justicia económica

El presupuesto estatal expresa la voz de la legislatura para la seguridad, educación y salud de las personas. Instamos a una estructura equitativa de impuestos y servicios públicos, y cuidamos a aquellos que luchan por sobrevivir en un clima económico difícil. Además, los desfavorecidos no deben verse afectados de manera desproporcionada por las políticas reguladoras.

Educación

Como educadores primarios de sus hijos, los padres tienen derecho a elegir la educación de sus hijos. Una financiación adecuada para la educación pública es esencial. También, creemos que los padres de niños que asisten a escuelas privadas o parroquiales, aprobadas por el estado, merecen su parte justa de los fondos educativos. La educación privada presta un servicio muy público. El programa actual de becas estatales, es un comienzo que apoyamos firmemente.

Cuidado de la salud

La atención médica, debe estar disponible para todos. Apoyamos una expansión equitativa de los servicios de prestación de servicios de salud, para que todos puedan acceder a un seguro y, atención médica asequibles o, si es necesario, recibir servicios de Medicaid.

Vida humana

La protección de la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural es primordial. Todas las personas tienen un derecho inherente a la vida y, un derecho a vivir con dignidad. Apoyamos firmemente las leyes que protegen la vida de los niños no nacidos y, los servicios que ayudan a las mujeres embarazadas. Creemos que la clonación, la investigación con células madre embrionarias, la subrogación y el suicidio asistido, son contrarios a la naturaleza y la moralidad. Debemos estar atentos al mal de la trata de personas entre nosotros y tratar de cuidar a las víctimas de manera restaurativa rehabilitadora y que den vida. Finalmente, reconocemos que, la violencia de cualquier tipo, causa un gran sufrimiento. Por lo tanto, abogamos por la paz dentro de nuestras comunidades y el estado en general.

Inmigración

Todo el pueblo de Dios merece respeto y cortesía. Apoyamos la reforma migratoria que sea consistente con la dignidad humana innata de cada persona, así como la reforma que mantendrá intacta la unidad familiar. Se debe buscar la preservación, en lugar de la separación de la unidad familiar en todo momento, ya que las conversaciones centradas en la reforma migratoria, se mantienen en los niveles más altos.

Racismo

Todos somos hermanos y hermanas, igualmente creados a imagen y semejanza de Dios. El racismo es un problema moral que se manifiesta institucional y sistémicamente. Lo que más se necesita es, una profunda conversión individual del corazón, que efectivamente impulse el cambio y la reforma en nuestras instituciones y sociedad. Debemos enfrentar las causas profundas del racismo y, la injusticia que produce. El amor de Dios que nos une, debe desbordar en nuestras relaciones con todas las personas.

Libertad religiosa

Los derechos de los individuos llenos de fe y, de las instituciones basadas en la fe, deben ser reconocidos y respetados sin intromisiones gubernamentales coercitivas o, regulaciones que violen los derechos de conciencia, independientemente de las afiliaciones religiosas.

La justicia restaurativa

Reconocemos la necesidad de encarcelar a personas que infligen daño a la sociedad. Alentamos la representación legal adecuada a los acusados, y abogamos por un enfoque restaurativo para la rehabilitación de los prisioneros. De acuerdo con nuestra ética moral para la vida humana, debemos rechazar el uso de la pena de muerte.

La Conferencia de Obispos Católicos de Luisiana es una agencia de los Obispos Católicos Romanos del estado que, tiene como fundamento las creencias de la Iglesia Católica. Sirve para coordinar la educación de las personas a través de declaraciones pastorales conjuntas; para promover la colaboración en proyectos compartidos entre diócesis Católicas y otras instituciones; y para comunicarse e interactuar con organismos locales, parroquiales, estatales y federales.

Reverendísimo Gregory M. Aymond, Arzobispo de Nueva Orleáns y Administrador Apostólico de Alejandría

Reverendísimo Glen John Provost, Obispo de Lake Charles

Reverendísimo Shelton J. Fabre, Obispo de Houma-Thibodaux

Reverendísimo Alfred C. Hughes, Arzobispo Emérito de Nueva Orleáns

Reverendísimo Fernand J. Cheri, Obispo auxiliar de Nueva Orleáns

Reverendísimo Michael G. Duca, Obispo de Baton Rouge

Reverendísimo J. Douglas Deshotel, Obispo de Lafayette

Reverendísimo Peter B. Mangum, administrador diocesano de Shreveport

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like