El espíritu hostil, puede convertir las redes sociales en un arma

Por Arzobispo Gregory M. Aymond

Usted, ha hablado antes sobre el poder de las palabras hostiles, para dañar a las personas. ¿Por qué esto se ha convertido en un problema, en un mundo donde la comunicación en las redes sociales es instantánea y, a menudo sin filtro?

Creo que las redes sociales son una bendición y, una maldición. La bendición es que tenemos mucha más información hoy que nunca antes en la historia de la raza humana. Con las redes sociales, podemos hacer muchas cosas creativas. Podemos evangelizar y, ser testigos de nuestra fe, a través de la tecnología. Podemos seguir las últimas noticias en tiempo real. ¿Qué haríamos hoy sin Internet? Por estas y muchas otras razones, las redes sociales son una bendición. La maldición es, cómo algunas personas la usan. Los mensajes de texto, Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat y otras plataformas de redes sociales, a veces se usan no para compartir noticias, sino para criticar, o incluso intimidar a otros. Vivimos en una época en la que es más común hablar sobre las personas que, hablar con las personas. Esto no sigue los valores de Jesús. Las personas pueden, asumir hechos sobre una situación que no son ciertos y, reaccionar ante eso. Siempre digo que, hay cuatro lados en cada historia, y solo conozco uno de ellos.

¿Es esto muy diferente de cuando era niño?

Recuerdo que cuando era niño, aprendí el dicho: “Los palos y las piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras, nunca me harán daño”. ¿Puedo sugerir que esa es una declaración completamente falsa? Los nombres nos hacen daño. La forma en que la gente nos critica, puede ser muy dolorosa. Las palabras hostiles en las redes sociales, pueden derribar a alguien, en lugar de construirlo.

¿Cómo ve que esto se manifiesta hoy?

No es raro en nuestras parroquias y escuelas que, cuando una persona o un grupo de personas están enojados con alguien o algo, van a las redes sociales para expresar su insatisfacción o sus quejas. Muy a menudo, esto crea un argumento en las redes sociales que divide las escuelas, y las parroquias, y puede herir fácilmente los sentimientos de la persona y, afectar su reputación. Esto no es de Dios. Recuerdo haber recibido un correo electrónico que fue increíblemente duro y degradante. Le respondí a la persona que, podría haber sido útil para él, releer lo que había escrito. La respuesta que recibí fue: “Acabo de poner mis sentimientos en el correo electrónico y, presioné el botón, y el botón que presioné, fue como un cañón dirigido hacia usted”. ¿Es esto lo que Jesús espera de nosotros como cristianos? ¿Esto va a construir nuestras escuelas y, comunidades parroquiales? No me malinterpretes. Aunque soy mayor, valoro la tecnología y, he aprendido a usarla bastante bien. Es una bendición, pero la maldición es que el espíritu maligno, a veces se revela a través de las redes sociales. Cada vez que alguien es derribado o mal juzgado o experimenta insultos, esa es la obra del diablo, no de Dios.

¿Cómo sugiere que, las personas puedan bajar su frustración en una discusión acalorada en las redes sociales?

A menudo me acuerdo del Salmo 141: “Pon una guardia, Señor, delante de mi boca, vigila la puerta de mis labios”. Quizás en el espíritu de la tecnología, podemos agregar a esa súplica: “Señor, pon una guardia el botón de enviar de mi computadora ”. Oremos para que, usemos nuestras computadoras para el bien y, no para el mal.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond, pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like