Depende de todos, para fomentar el llamado a la vocación

Por Arzobispo Gregory M. Aymond

Esta es una época del año que, está llena de alegría. Tenemos confirmaciones, graduaciones, ceremonias de entrega de premios y, ordenaciones al diaconado y al sacerdocio, y la lista continúa. Todas estas celebraciones, nos dan la oportunidad de elevar a las personas y, agradecer a Dios, por su dedicación a vivir su fe.

El sábado, 18 de mayo, en la Catedral de St. Louis, tendremos el increíble privilegio de ordenar a cinco hombres de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, como diáconos de transición. Ese es el paso final, antes de la ordenación al sacerdocio el próximo año. Luego, el 1 de junio, ordenaremos a ocho hombres al sacerdocio para la arquidiócesis. Les pido a todos los miembros de la arquidiócesis que, den gracias a Dios por sus vidas, su fe y, en particular, por su “sí” para servir a su Iglesia, el pueblo de Dios.

Estoy muy agradecido a las familias, amigos y compañeros de trabajo de estos ordenados, a todos aquellos que, de alguna manera, los alentaron en su vocación religiosa, o que han sido parte de su formación. No hace falta decir que, estoy agradecido con nuestros dos seminarios, el Seminario de Notre Dame y el Colegio de Seminarios St. Joseph, y con todos aquellos que han alentado su formación, ayudándolos a discernir el llamado de Dios.

Como he viajado con estos hombres en su discernimiento, agradezco a Dios por ellos y, creo que son verdaderamente sinceros al ofrecer el resto de sus vidas al sacerdocio de Jesucristo y a la Iglesia. Son hombres que buscan la santidad y, que desean derramar sus corazones en liderazgo y servicio al pueblo de Dios. Estos hombres han discernido cuidadosamente la castidad célibe y, han hecho una promesa de obediencia a las necesidades de la Iglesia.

A menudo, escuchamos a la gente decir que, no están seguros de lo que quieren hacer con sus vidas. Quizás, la pregunta correcta es: ¿A qué me llama Dios a hacer con mi vida? Siempre trato de poner esto en perspectiva para aquellos que están pensando en su futuro. Dios nos ha dado a cada uno de nosotros muchos dones. A medida que, los jóvenes identifican esos dones, les insto a que se hagan estas preguntas: Señor, ¿Cómo puedo ser un buen administrador de estos dones? ¿Cuál es mi vocación? ¿A qué me llamas, Señor?

Muchas personas están siendo llamadas al matrimonio y a la vida familiar. Algunos, están siendo llamados a la soltería. Y, sin duda, hay algunos que están siendo llamados al sacerdocio y a la vida consagrada como hermana o hermano. Oramos para que aquellos a quienes Dios está llamando, escuchen el llamado y respondan con apertura de corazón. También, oro por los padres y los amigos de nuestros jóvenes, para que sean voces de aliento y, nunca un obstáculo para que una persona responda a la llamada. Sé de algunos que han considerando el liderazgo en la Iglesia, que han sido desanimados por familiares y amigos.

Recientemente, usamos este tema para nuestro programa “Llamando a todos los alumnos de 5to grado” que espera plantar la semilla de una vocación religiosa en los corazones de los niños, para ayudarlos a identificar sus dones y, animarlos a preguntar a Dios, a qué vocación están siendo llamados.

Somos bendecidos en nuestra arquidiócesis por tener más de 30 hombres de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns que, están discerniendo el sacerdocio. Son hombres que toman muy en serio la posibilidad de un llamado al liderazgo en la Iglesia. También, he hablado con algunos que están discerniendo un llamado a la vida consagrada como hermana o hermano, o a la virginidad consagrada.

Por favor, únase a mí, para agradecer a Dios por aquellos a quienes está llamando al liderazgo. El Señor Jesús nunca deja el rebaño desatendido.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond, se pueden enviar a: clarionherald@clarionherald.org

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like