La libertad religiosa está bajo ataque en todo el mundo

Por Arzobispo Gregory M. Aymond

Ha habido numerosos ataques contra personas de fe, Iglesias y sinagogas en todo el mundo, e incluso, en nuestra archidiócesis y estado. ¿Qué piensa de estos horribles crímenes?

Siempre hablamos de libertad religiosa, pero, ¿Realmente tenemos libertad religiosa hoy? Hay una persecución real de personas religiosas que continua, y es una señal de que el maligno está entre nosotros.

Su corazón se desvaneció cuando oyó los informes sobre los asesinatos en masa en Sri Lanka, el Domingo de Pascua.

Es imposible que alguien no se haya devastado por las acciones despreciables de los terroristas, cuyo único objetivo es, ganar notoriedad por la causa que sea, matando a personas inocentes. En Sri Lanka, más de 250 personas murieron en seis ataques coordinados de atentados suicidas con bombas: tres bombas apuntaron a Iglesias cristianas, incluidas dos Iglesias Católicas, y las otras tres bombas, apuntaron a hoteles. La cifra de muertos sigue aumentando. De las 250 víctimas hasta el momento, 45 eran niños. Eso es casi una quinta parte de la cifra de muertos. En un país que ha estado sumido en una guerra civil de 30 años, que ha costado la vida entre 40.000 y 100.000 civiles – la muerte de tantos niños es alarmante. El Cardenal Malcolm Ranjith es el arzobispo de Columbo, y ha manifestado con fuerza, la necesidad de que el gobierno brinde un servicio más serio, para proteger a las personas de fe, al encontrar a los perpetradores y, llevarlos ante la justicia. También, mencionó cuán vulnerables son los estudiantes en las escuelas religiosas a estos ataques. El cardenal dio el paso audaz de cancelar las Misas después de los bombardeos durante la Pascua, porque no podía garantizar la seguridad de los fieles. El cardenal Ranjith es un valeroso hombre de fe. Lo conocí en Roma, a principios de la década de 2000, cuando era secretario adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y presidente de las Obras Misioneras Pontificias. Les pido a todos que, recen por su diócesis y por las víctimas y sus familias.

Ha habido otros ataques, también, en nuestro propio país.

Sí, hace poco, en Luisiana, un hijo de un oficial del alguacil de 21 años, fue arrestado en la parroquia St. Landry, en relación con el incendio de tres Iglesias afroamericanas y, alrededor de Opelousas. Cada una de esas Iglesias, tenía más de un siglo de antigüedad. Hemos recaudado dinero en nuestra propia arquidiócesis, para ayudar a sufragar algunos de los costos de reconstrucción. Apenas la semana pasada, un hombre de 19 años de California, abrió fuego en la Sinagoga de Chabad de Poway y, mató a una mujer que, salvó la vida de su rabino , saltando frente a él cuando comenzó el tiroteo. Las lesiones del rabino incluían el perder un dedo. Hace seis meses, 11 personas murieron en un ataque en la Sinagoga del Árbol de la Vida en Pittsburgh. En septiembre pasado, se pintaron grafitos antisemitas en la congregación judía de Northshore en Mandeville, la única Sinagoga en la parroquia de St. Tammany. Este tipo de odio y, fanatismo, no tiene lugar en nuestro mundo.

¿Qué pueden hacer las personas en la arquidiócesis en respuesta?

Una cosa importante siempre es, orar por una conversión de corazones. Rezamos la Oración de Nuestra Familia en cada Misa, que pide a Dios que, nos haga una familia amorosa y pacífica. También, estamos llamados a pedirle a Dios que, ponga fin a las guerras y, los rumores de guerras en todo el mundo. Este es uno de los momentos más violentos en nuestro país en los últimos 100 años. Gran parte de esta violencia, está enraizada en el poder, la codicia, el odio y los prejuicios. La persecución anticristiana a principios del siglo XXI es uno de los desafíos más importantes del mundo, en materia de derechos humanos. Nuestra fe Católica tiene una larga historia de persecución. Los apóstoles y, otros, murieron a causa de la persecución cristiana. Los 21 mártires cristianos coptos, que fueron decapitados en una playa en Libia en 2015, dieron su vida a través de un acto de fe. Ahora, son recordados por sus familiares y amigos, en pinturas y fotografías, con coronas reales sobre sus cabezas. Han peleado la buena pelea. Han terminado la carrera. Han guardado la fe.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond, se pueden enviar a: clarionherald@clarionherald.org.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like