Informe de la reunión de noviembre, de los Obispos de los Estados Unidos

A continuación, se hace un resumen de la reunión de noviembre de 2018, de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB por sus siglas en inglés). Esto no es un resumen oficial, pero son mis notas personales. Al final del resumen, se encuentra en la declaración del cardenal DiNardo, que resume nuestras deliberaciones de dos días.

1. El Arzobispo, Nuncio Apostólico Christophe Pierre, reconoció los desafíos actuales que enfrenta la Iglesia hoy. Continuó diciendo que, la Iglesia siempre necesita renovación, y los obispos deben recuperar la confianza entre el pueblo de Dios. Dijo que, debemos sufrir por la Iglesia, este es un tiempo de reforma arraigada en Cristo, y los obispos deben liderar el camino en un espíritu de fe y transparencia, unidos al Papa Francisco. Apoyó los esfuerzos de Protección de Niños y Jóvenes. Nuestros programas de ambiente seguro, han hecho una diferencia significativa en el cuidado de nuestros niños. Hay más que hacer, pero no podemos pasar por alto lo que se ha logrado. Los medios a menudo, no reconocen el progreso realizado desde el 2002. Debemos ver nuestros errores y, establecer un camino para la renovación. 

El Papa Francisco dijo que, los rasgos de los obispos deben ser de un hombre de oración, un hombre de proclamación del mensaje del Evangelio y, un hombre de comunión y unidad. El obispo nunca debe cansarse de escuchar. Muchos sacerdotes están sufriendo, y debemos ponernos en contacto con ellos. Para ellos, debemos ser hermano y padre. Dijo que un espíritu de clericalismo, puede erosionar la Iglesia. Incluso, en tiempos oscuros, debemos tener esperanza y, pedirle a Jesús que nos guíe.

2. El presidente de la USCCB, el Cardenal Daniel DiNardo, de Galveston-Houston, pidió perdón a las víctimas sobrevivientes y, les prometió oración continua para su sanación. Nos informó que, los funcionarios del Vaticano, nos pidieron que no votáramos sobre las propuestas que tenemos ante nosotros, sino que las discutiéramos para dar nuestra opinión en la reunión de febrero de 2019 de los presidentes de las diversas conferencias nacionales de obispos. En todo lo que hacemos, debemos continuar nuestros esfuerzos para proteger a los niños y jóvenes. Afirmó los trabajos de los programas de ambiente seguro en cada diócesis, y esto debe continuar. Como obispos, debemos levantarnos a una nueva integridad.

3. El Consejo Asesor Nacional, compuesto por laicos, clérigos y religiosos, presentó un informe a los obispos. Revisaron nuestra agenda, y ofrecieron sugerencias para su discusión y voto. Este año, su atención se centró principalmente en el tema del abuso sexual. El Consejo nos pidió que volvamos a conectar nuestros esfuerzos con la sanación de las víctimas y, con la Iglesia como un entorno seguro. Pidieron a los obispos, transparencia e integridad con respecto a esta crisis. Este tema es, de la más alta prioridad. Apoyaron los estándares de rendición de cuentas para los obispos. Ellos, junto con los obispos, solicitan una investigación completa del Arzobispo McCarrick. Ellos, están comprometidos a trabajar con los obispos para restaurar la confianza.

4. El Dr. Francesco C. Cesareo, presidente de la Junta Nacional de Revisión, presentó un informe mientras supervisaban la implementación de la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes. Alentó a los obispos a ser más responsables y transparentes. Nos animaron a publicar una lista de clérigos que han abusado a menores, lo que ya hemos hecho aquí, en Nueva Orleáns. La Junta sugiere que revisemos el estatuto a la luz de los eventos actuales y, para que las auditorías diocesanas sean más exhaustivas.

5. Los obispos discutieron propuestas sobre:

a. Un sistema de información de terceros.

b. Estándares de rendición de cuentas para los obispos.

c. Comisión laica, para la revisión de quejas contra obispos, sobre los estándares de rendición de cuentas.

d. Protocolo con respecto a las restricciones sobre los obispos que fueron removidos o renunciados, debido a una violación del estándar de responsabilidad.

Aunque no votamos sobre varias de las propuestas, se discutieron a fondo y, llegamos a un consenso sobre los próximos pasos. Por favor, vea la nota a continuación del cardenal DiNardo. Esta discusión es continua y, necesita un mayor desarrollo por parte de la USCCB y, el diálogo con los funcionarios del Vaticano.

6. La Dra. Heather Banis, Coordinadora Diocesana de Asistencia a las Víctimas, compartió la experiencia emocional de las víctimas sobrevivientes, y las formas en que podemos brindar atención pastoral.

7. En nuestro Día de Oración, dos víctimas-sobrevivientes, compartieron sus historias dolorosas y, dieron a conocer su percepción, con el fin de tener entornos seguros y, brindar una atención genuina a las víctimas sobrevivientes. Es importante sacarlos del silencio y, buscar la sanación, dijeron.

8. Monseñor Todd J. Lajiness, rector del Seminario del Sagrado Corazón en Detroit, dio un resumen del informe de visitas al Vaticano, sobre los seminarios de hace varios años y, una actualización sobre los seminarios de hoy. Su informe fue positivo y, relata el gran cuidado que se les da a los seminaristas en la formación sacerdotal. Su formación es completa y, aborda los desafíos que enfrenta la Iglesia hoy.

9. Los obispos, votaron a favor de la declaración sobre el racismo, “Open Wide Our Hearts; “Abramos Nuestros Corazones Ampliamente – El perdurable llamado al amor: una carta pastoral contra el racismo”. Es una declaración poderosa, que nos llama al respeto y la unidad.

10. Los obispos, apoyaron el avance a nivel local, la causa de la canonización de la hermana Thea Bowman, F.S.P.A.

11. Se dio un informe sobre dos eventos recientes.

a. V Encuentro

b. El Sínodo de los Obispos sobre “Los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional”.

12. Reconocimos el 40 aniversario de la “Declaración Pastoral sobre las Personas con Discapacidad”.

◊ ◊ ◊

El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos hace una declaración al cierre de las sesiones públicas, Asamblea General de Otoño, Baltimore, del 12 al 14 de noviembre

BALTIMORE – El último día de las sesiones públicas de la asamblea general de otoño de los obispos de Estados Unidos en Baltimore, el cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) pronunció los siguientes comentarios:

Hermanos, abrí la reunión expresando cierta decepción. Lo termino con esperanza.

Mi esperanza, en primer lugar, se basa en Cristo, que desea que la Iglesia se purifique y, que nuestros esfuerzos fructifiquen.

A fines del verano, en su nombre, expresé nuestro renovado afecto fraterno por nuestro Santo Padre. En septiembre, el Comité Administrativo, expresó para todos, nuestro “amor, obediencia y lealtad” hacia el Papa Francisco. Ahora, junto a ustedes hoy, reunidos en Baltimore, en la Asamblea Plenaria, los miembros de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, prometemos a Su Santidad, nuestra lealtad y devoción en estos días difíciles. Estoy seguro de que, bajo el liderazgo del Papa Francisco, la conversación que la Iglesia global tendrá en febrero, nos ayudará a erradicar el mal del abuso sexual de nuestra Iglesia. Hará nuestros esfuerzos locales más globales y, la perspectiva global nos ayudará aquí.

Hermanos, ustedes y los presentadores los hemos oído darme orientación y consenso. Lo tomaré como trampolín para la acción. Escuchar es esencial, pero escuchar, debe informar la acción decisiva. Permítanme aprovechar este momento, para agradecer a los muchos sobrevivientes y expertos, que nos han brindado tan buenos consejos y orientación en estos últimos días.

Cuando las noticias del verano llegaron por primera vez, nos comprometimos con tres objetivos: hacer lo que pudiéramos para llegar al fondo de la situación del Arzobispo McCarrick; para facilitar la notificación de abusos y mala conducta por parte de los obispos; y, para desarrollar un medio para responsabilizarnos a que fuera genuinamente independiente, debidamente autorizado y, con una participación laica sustancial.

Ahora, estamos en camino de lograr estos objetivos. Esa es la dirección que usted y, los sobrevivientes de abuso en todo nuestro país, me han dado, para la reunión de febrero en Roma. Más que eso, en los días previos a la reunión de los presidentes de las conferencias episcopales, el Grupo de Trabajo que establecí esta semana, convertirá esa dirección, en pasos de acción específicos. Algunos de esos pasos de acción incluyen:

Un proceso para investigar las quejas contra los obispos que han sido denunciados a través de una línea directa de cumplimiento de terceros. Completaremos una propuesta para una comisión laica nacional única y, una propuesta para una red nacional que dependa de los comités diocesanos de revisión establecidos, con su experiencia laica, para ser supervisada por el Obispo sufragáneo metropolitano o senior.

Finalizando los Estándares de Responsabilidad para los Obispos.

Finalizando el protocolo para los obispos destituidos.

Estudiar las directrices nacionales, para la publicación de listas de nombres de aquellos clérigos que enfrentan demandas justificadas de abuso.

Apoyar la finalización justa y oportuna de las diversas investigaciones, sobre la situación que rodea al Arzobispo McCarrick y, la publicación de sus resultados. Agradecemos la declaración de la Santa Sede del 6 de octubre a este respecto.

Salimos de este lugar comprometidos a tomar las acciones más fuertes que se puedan dar, lo antes posible. Lo haremos en comunión con la Iglesia Universal. Avanzar en común acuerdo con la Iglesia en todo el mundo, hará que la Iglesia en los Estados Unidos, sea más fuerte y, que la Iglesia mundial sea más fuerte.

“Pero nuestra esperanza de una reforma verdadera y profunda, en última instancia, reside en más que excelentes sistemas, por más esenciales que sean. Requiere de santidad: la profunda convicción de las verdades del Evangelio y, la disposición ansiosa de ser transformadas por esas verdades en todos los aspectos de la vida.”

Como el nuncio nos recordó el lunes: “Si la Iglesia se va a reformar a sí misma y sus estructuras, entonces, la reforma debe surgir su misión de dar a conocer a Cristo, el Hijo del Dios Vivo”. No hay un sistema de gobierno o supervisión, sin embargo, excelencia y necesidad, basta solo para hacernos débiles como todos lo somos, capaces de estar a la altura del llamado que hemos recibido en Cristo.

Debemos volver a comprometernos con la santidad y con la misión de la Iglesia.

Hermanos, los he escuchado hoy. Confío en que, en la unidad con el Santo Padre y, en la conversación con la Iglesia Universal en febrero, seguiremos adelante.

Hay más por hacer, pero lo que hemos hecho es un signo de esperanza.

Encomendando todo a la intercesión de Nuestra Señora, oramos juntos …

Ave María …

Please follow and like us:

You May Also Like