Familia, la comunidad necesita combatir la epidemia de opioides

Para: Todas las parroquias y escuelas de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns:

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

A través de una gran cantidad de datos confiables y válidos, los medios de comunicación y, la gravedad de la epidemia de opioides, nos damos cuenta de que existe un grave problema de drogas que, afecta la seguridad y la salud de todas las personas de nuestra comunidad, especialmente de nuestros jóvenes. Las drogas son un factor clave detrás de muchos problemas sociales como el crimen, la violencia, los accidentes, las enfermedades mentales, el suicidio, las muertes por sobredosis y otros.

Es triste informar que, 2,500 adolescentes, tienen un trastorno por el abuso de sustancias y, necesitan una intervención clínica.

Otros 5,000 estudiantes necesitan servicios de intervención, solo para detener la progresión antes de que se vuelva más serio y adictivo. Hay 15,391 adultos jóvenes en Nueva Orleáns, entre las edades de 18 a 25 años, que experimentarán un trastorno por el uso de sustancias este año. En 2017, hubo 494 muertes por sobredosis de drogas, 64 de las cuales fueron por marihuana mesclada con fentanyl.

Como personas de fe, que creen en el mensaje del Evangelio, declaramos audazmente que, nuestros hijos merecen entornos seguros y libres de drogas. Esto puede convertirse en una realidad si trabajamos juntos como una comunidad de fe, con líderes gubernamentales, maestros, padres, cuidadores y aquellos que interactúan con nuestros jóvenes. La prevención de drogas es la primera y mejor defensa.

Le pido que tome una posición en contra de las drogas, uniéndose a mí en lo siguiente:

1. Ore por todas las personas que son tentadas por las drogas, particularmente por nuestra juventud.

2. Padres hablen con sus hijos, e infórmele sobre los peligros de las drogas.

3. Las escuelas continúan teniendo la facultad de proteger a los niños de las drogas y, ayudarles a comprender las consecuencias físicas y emocionales que traen las drogas.

4. Miembros de la comunidad sea una voz en nuestra comunidad para garantizar que los miembros de nuestra comunidad, especialmente nuestros jóvenes, sepan que los valoramos y, estamos dispuestos a ser una voz para su protección.

Para salvaguardar las vidas y la seguridad de nuestros jóvenes, debemos comprometernos a hacer de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, una comunidad más segura y saludable, libre de la plaga de las drogas dañinas.

Deseándole las bendiciones de Dios, estoy

Sinceramente en Cristo,
Reverendo Gregory M. Aymond
Arzobispo de Nueva Orleáns

You May Also Like