El Sínodo de los Obispos es, escuchar a los jóvenes

El Papa Francisco, convocó un Sínodo de los Obispos en Roma, para discutir el ministerio de la Iglesia y el alcance a los jóvenes. ¿Qué piensa del sínodo?

El Santo Padre es muy sincero e intencional, ya que quiere escuchar directamente a los jóvenes, escuchar dónde están en sus vidas diarias, dónde están en sus vidas de fe, qué piensan de la Iglesia, cómo se relacionan con Dios, y también, cómo pueden ser alentados en su vida espiritual y su discernimiento de que Dios les está llamando a hacer en términos de una vocación al matrimonio y a la vida familiar, a la vida religiosa, y tal vez, a una forma sencilla de vida. El Papa Francisco también quiere saber cómo la Iglesia puede ayudar a los jóvenes a discernir en sus profesiones, eligiendo una profesión donde puedan marcar la diferencia.

Una gran cantidad de trabajo preliminar ha entrado en el sínodo.

Sí. El Papa Francisco organizó una reunión previa al sínodo en marzo, con 300 jóvenes de todo el mundo. Una de las tres participantes de los Estados Unidos fue Katie Prejean McGrady de Lake Charles. Katie es una joven esposa, una nueva madre, una ministra joven y, una oradora popular que, ha trabajado con muchas comunidades de jóvenes y adultos jóvenes, en todo el país. Ella y los otros dos representantes de nuestro país  informaron a todo el cuerpo de obispos de Estados Unidos en junio, y me impresionó mucho lo que tenían que decir y, la seriedad con que habían asumido sus responsabilidades. Les hicimos preguntas durante 90 minutos, y también, tuvimos la oportunidad de hablar con ellos en privado. El Vaticano, también, recibió comentarios sobre los temas del sínodo de jóvenes de todo el mundo. Los jóvenes de la Arquidiócesis de Nueva Orleáns enviaron sus comentarios a Roma, respondiendo cuestionarios y completando encuestas en línea. Más de 220,000 personas llenaron los cuestionarios en línea, incluyendo 100,000 jóvenes entre las edades de 16-29. Más de la mitad de los encuestados tenían entre 16 y 19 años. El Santo Padre, les pidió a los jóvenes que, hablaran sobre su experiencia de Dios, la Iglesia y, cuáles eran sus esperanzas y sueños.

Entonces, el Papa está muy comprometido en las discusiones del sínodo.

Él asistirá a todo el sínodo, y quiere escuchar. Quiere escuchar dónde están los jóvenes y, luego preguntarles qué más puede hacer la Iglesia por ellos. Quiere conocer su imagen de lo que la Iglesia no se está realizando. Quiere saber de sus esperanzas y sueños. En la sesión previa al sínodo también invitó a personas de otras religiones e incluso a no creyentes, porque quiere escuchar a todos los jóvenes para seguir adelante. El Papa Francisco, ha citado la inspiración del Beato Papa Pablo VI, quien llamó a los jóvenes a “estar abiertos al mundo, a escuchar y servir a sus hermanas y hermanos, a luchar contra el egoísmo, a negarse a dar un curso libre a los instintos de la violencia y el odio, que engendran guerras y, toda la línea de miserias”. El Papa Pablo VI deseaba que los jóvenes fueran “generosos, puros, respetuosos y sinceros, y que generaran entusiasmo, un mundo mejor del que tuvieron sus antepasados.”

Algunos obispos pidieron al Papa Francisco que, posponga el sínodo debido a la crisis de abuso sexual.

Vivimos tiempos difíciles en la Iglesia, especialmente para nosotros en los Estados Unidos. Pero el ministerio de Jesucristo tiene que continuar. Interrumpir el ministerio de Jesús sería una falta de fe en Jesús. Sería una respuesta desesperada. Entonces, mientras enfrentamos los desafíos con los que tenemos que enfrentarnos -y lo hacemos con honestidad- el ministerio de Jesús, lo que hacemos en la arquidiócesis, y en las parroquias, y oficinas de la arquidiócesis, tiene que continuar. Hay algunos que están desperdiciando una gran cantidad de tiempo, energía y oración, en los desafíos del abuso sexual, pero no podemos interrumpir el ministerio de Cristo para lidiar con esto y, solo esto. Lo comparo con cuando hay una crisis en la familia. Tienes que lidiar con la crisis, pero la familia tiene que comer, los niños tienen que ir a la escuela y, la gente tiene que ir a trabajar.

¿Le ha impresionado nuestro ministerio local para jóvenes y adultos jóvenes?

Muchísimo. El trabajo realizado por Timmy McCaffery, su personal en nuestra oficina del Ministerio de Jóvenes y Adultos Jóvenes, ha sido extraordinariamente positivo. Como sabemos, cualquier cosa que hagamos a nivel arquidiocesano, se convierte en realidad y, toca los corazones en las parroquias y en las escuelas. Estamos llamando a nuestros jóvenes y jóvenes adultos, a acercarnos más a Cristo y, conocerlo mejor y, vivir una vida que exprese esa creencia. Saludo a los sacerdotes, diáconos y religiosos, y, en particular, a los laicos, a los voluntarios, porque dan mucho tiempo y energía en este ministerio. La mayoría de los jóvenes ministros, no reciben ningún tipo de salario. Lo hacen por la bondad de sus corazones y, como una manera de servir a Dios. Ellos están ayudando a formar a nuestros jóvenes y jóvenes adultos, en los caminos de Cristo. Les están presentando a Jesús a un nivel más profundo e íntimo.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond, se pueden enviar a: clarionherald@clarionherald.org.

Please follow and like us:

You May Also Like