Bienvenidas familias jóvenes, con una cálida sonrisa

¿Qué tan importante es para los feligreses y sacerdotes, dar la bienvenida a la Misa cada fin de semana, a familias jóvenes con niños pequeños?

Es casi imposible exagerar cuán respetuosa y amorosamente, la comunidad de fe de la parroquia debe tratar a una familia joven que se ha esforzado por venir a Misa con niños pequeños. Todos en la Iglesia, especialmente aquellos que fueron padres jóvenes hace muchos, muchos años, deben reconocer que, llegar a Misa el domingo con niños pequeños o bebés requiere un enorme esfuerzo y dedicación. A veces, debido a que los padres no pueden encontrar el chupete de su bebé o, tienen que volver a su casa porque olvidaron la bolsa de pañales, entrarán a la Iglesia un poco tarde. Es entonces cuando dentro de la Iglesia, deberíamos ayudar. Pequeñas cosas, como moverse al medio del banco, para permitir que una familia joven pueda entrar fácilmente, son un verdadero regalo para una madre y un padre agobiados. También, he visto casos en los que es la madre soltera o el padre soltero los que llevan a los niños a Misa. Eso puede ser agotador. Lo primero que todos pueden hacer es, darles la bienvenida con una sonrisa, y hacerles saber que están contentos de que estén en la Iglesia.

¿Qué debería pasar si los niños se ponen un poco nerviosos?

Algunas veces eso va a suceder, y generalmente los niños escogerán el momento más tranquilo de la liturgia, como la consagración, para soltarse. Obviamente, si el bebé no puede ser consolado, es mejor que el padre lleve al niño a la parte posterior de la Iglesia, hasta que el niño pueda calmarse. He oído decir que, los padres con niños pequeños, a menudo lo hacen mejor, cuando se sientan en el banco delantero durante la Misa. Sé que suena contradictorio, pero, cuando los niños pequeños pueden ver lo que sucede alrededor del altar, la experiencia visual puede verdaderamente mantener su interés. También, es más fácil para la mamá o el papá susurrar algo al oído de su hijo, para decirles lo que el sacerdote, diácono, lector o cantor está haciendo. Y los padres me han dicho que a ellos les gusta la música sacra, ¡mientras más fuerte, mejor! – porque sus hijos pueden experimentar el canto congregacional y, el piano u órgano que, resuena a su alrededor. Déjenme decir esto: Es casi imposible que un niño pequeño esté quieto durante 45 a 50 minutos. Como comunidad de fe, tenemos que hacer que esto sea lo más fácil posible para la familia joven, al no lanzarles una mirada penetrante a los padres, como si ellos no pudieran educarlos, 101. Jesús dijo: “Dejen que los niños vengan a mí”.

¿Está sorprendido de las cosas que las familias jóvenes tienen que pasar, solo para llegar a Misa?

Realmente lo estoy. Me recuerda la historia que Jesús contó, cuando vio a las personas adineradas en el templo, que se acercaban para colocar sus ofrendas en el tesoro. Y luego, vio a la viuda acercarse y poner sus dos monedas pequeñas. Estas familias jóvenes están dando todo lo que pueden, y es un gran testimonio de la fe. Están dejando que sus hijos sepan lo importante que es vivir nuestra fe auténticamente, como un regalo para Dios. A veces, los padres pueden no escuchar una palabra del Evangelio, pero su don de presencia, ha sido el regalo supremo tanto para Dios, como para la comunidad de fe. Ellos son una inspiración para nosotros.

¿Cree que sus hijos se darán cuenta de lo que sus padres han hecho por ellos?

Puede que nunca lo verbalicen, pero cuando los padres modelan su fe a sus hijos y, muestran por sus decisiones lo importante que es, la probabilidad de que estos niños mantengan su fe a lo largo de sus vidas crece exponencialmente. Entonces, la próxima vez que veamos a padres luchando con sus hijos en la Iglesia, no piensen en la distracción, y quizás ofrezca ayudar. Haga una oración por esa familia joven, diga una oración de acción de gracias por su fidelidad y, ofrezca una palabra amable o una sonrisa. ¡Y muévete al centro del banco! Les dará ánimo y, los elevará en su sacrificio.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherad@clarionherald.org.

Please follow and like us:

You May Also Like