Los diáconos permanentes ofrecen un ministerio vital de caridad

El sábado 23 de junio, en la Catedral de St. Louis, usted estará ordenando a 22 hombres como diáconos permanentes para la Arquidiócesis de Nueva Orleáns. ¿Puede hablar sobre el regalo que el diaconado permanente ha sido para la Iglesia?

Me siento muy positivo sobre el diaconado permanente. Es una gran bendición del Concilio Vaticano II, y fue promulgado oficialmente para la Iglesia Universal en 1968. La Arquidiócesis de Nueva Orleáns fue una de las primeras diócesis en los Estados Unidos en, comenzar a entrenar hombres para el diaconado permanente, en gran parte porque el Arzobispo Hannan, fue uno de los primeros obispos en abrazar verdaderamente el diaconado. De muchas maneras, el Arzobispo Hannan fue un pionero. Nuestra primera clase de diaconado permanente, fue ordenada en 1974, que fue el año anterior a mi ordenación sacerdotal. De hecho, recuerdo que fui ordenado diácono de transición en mayo de 1974, y serví como diácono en la Misa de ordenación, para la primera clase de diáconos permanentes.

Muchos recordarán que, en sus años iniciales, el diaconado permanente puede haber sido recibido con escepticismo por algunos sacerdotes. ¿Es ese el caso?

Creo que a principios de la década de 1970, hubo un gran escepticismo por parte de muchos sacerdotes, porque no sabían realmente cómo encajarían los diáconos en la vida de la Iglesia. No sabían cómo funcionaría la colaboración con los diáconos. Ahora, usted puede adelantar 50 años, y tenemos una comprensión mucho más pastoral del ministerio de los diáconos, de la que teníamos entonces. ¡Tengo más solicitudes de los sacerdotes por los diáconos, que se asignarán a su parroquia, que los diáconos que tenemos! Ha habido una gran cantidad de colaboración efectiva entre sacerdotes, diáconos, religiosos y ministros laicos. Debo decir que, la Arquidiócesis de Nueva Orleáns, siempre ha sido reconocida por tener uno de los mejores programas de formación para diáconos, y eso tiene mucho que ver con las personas que estaban a cargo de la formación. Se comenzó por el entonces-Msgr. John Favalora, y continuó siendo llevado adelante por el fallecido Diácono Jim Swiler, y ahora por el Diácono Ray Duplechain.

¿Cuáles son algunos de los ministerios importantes de  los diáconos permanentes?

Su primer ministerio es, un ministerio de caridad. Deben mostrar el amor de Cristo a todos, especialmente, a aquellos que están necesitados, lastimados o distanciados de la Iglesia. En segundo lugar, tienen un ministerio para proclamar la Palabra de Dios, y predicar y enseñar esa Palabra. En tercer lugar, tienen el ministerio de dirigir la oración, especialmente, asistiendo al sacerdote en el altar durante la Misa, presenciando matrimonios, presidiendo funerales, celebrando bautizos y llevando la Comunión a los enfermos y moribundos.

¿Cómo ha cambiado el programa de formación para diáconos permanentes a lo largo de los años?

El programa ciertamente, se ha fortalecido a lo largo de los años. Al principio, teníamos lo básico de formación para los candidatos a diácono. En años posteriores, tomamos prestado la formación sacerdotal, con la idea de que la formación tiene cuatro componentes principales: espiritual, académico, pastoral y humano. Ahora, tenemos un programa de formación de cinco años para diáconos, y es excelente.

Muchas personas ven a sus diáconos en la Misa todos los domingos, pero no se dan cuenta de que también tienen otros papeles.

Sí. Los feligreses están acostumbrados a ver a sus diáconos proclamar el Evangelio, predicar regularmente y distribuir la Comunión, pero esa es solo una dimensión de su ministerio. Muchos diáconos también participan en otros apostolados, tales como el ministerio de prisiones, la capellanía de hospitales y el trabajo con personas desamparadas, personas con abuso de sustancias o personas con adicciones. Antes, los diáconos originales de la Iglesia, en los Hechos de los Apóstoles, deja muy claro que, los apóstoles estaban preocupados porque tenían tantos ministerios que atender, al servir a la gente que estaba teniendo dificultades para dirigir a la gente en la oración y predicando. Es por eso que  convocaron a hombres de gran fe y reputación, para que realicen el ministerio de la caridad, asegurándose de que las necesidades básicas de las personas estén satisfechas. En los Hechos de los Apóstoles dice que, estos hombres “servirían en la mesa”, pero esa era una forma simbólica de decir que se preocuparían por todos los que necesitan el cuidado de la Iglesia. Un diácono es ordenado y configurado para Cristo el Siervo, mientras que el sacerdote es ordenado y configurado para Cristo el Sacerdote. Obviamente, los diáconos trabajan estrechamente con ambos sacerdotes, y obispos.

Debe estar emocionado de que el 50º Congreso Nacional de Diáconos Católicos se celebre en Nueva Orleáns, del 22 al 26 de julio.

Mucho. Creo que casi 3.000 personas, diáconos y sus esposas de todo el país, asistirán a la conferencia, que es especial, porque es el aniversario de oro de la promulgación oficial de la restauración del diaconado. Creo que a todos les encanta venir a Nueva Orleáns. Va a hacer mucho calor, pero creo que al venir aquí, se reconoce las contribuciones que Nueva Orleáns ha hecho a los programas nacionales de diaconado, y deberíamos estar muy orgullosos de eso. Tengo un gran respeto por todos nuestros diáconos. Los que están casados, ​​deben tener mucho cuidado de dedicar tiempo de calidad a sus esposas y familias, a su vida profesional  y a su ministerio con la Iglesia. Es un acto de equilibrio increíblemente desafiante, y los respeto por su compromiso. Sus esposas son una gran parte de su ministerio. Cada vez que me reúno con ellos, siempre incluyo a sus esposas, porque son una parte muy importante de su ministerio. Muchas esposas están directamente involucradas con sus esposos en el ministerio. Otros, mediante el amoroso apoyo de sus esposas, comparten su ministerio. Los diáconos y sus esposas  son símbolos vivientes de la unidad en el matrimonio y en el ministerio.

Las preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org

Please follow and like us:

You May Also Like