El V Encuentro bendice a la Iglesia Católica de los EE. UU.