La escuela de Florida en donde se dio el tiroteo, ruega por oración, acción

¿Cuál fue su reacción inmediata al tiroteo en la escuela secundaria en Florida que, cobró la vida de 17 estudiantes y maestros?

No puedo imaginar el miedo y la inquietud que experimentaron los niños, así como el miedo que experimentaron sus padres. Esto afectará emocionalmente a estos niños por el resto de sus vidas, de una manera u otra. Cuando las personas cometen actos tan atroces, no toman en cuenta nada de eso. Entre lo que sucedió en Florida, y también con el aumento de homicidios en Nueva Orleáns, lo que se me viene a la mente son las palabras de San Juan Pablo II, quien dijo que, vivimos en una cultura de muerte, y que debemos transformar esta cultura, en cultura de vida. Cuando examinas estos eventos trágicos, realmente estamos viviendo en una cultura de muerte, donde la vida humana no se respeta.

¿Cómo cambiamos una cultura de muerte, en una cultura de la vida?

Lamentablemente, creo que llevará mucho tiempo. Nos hemos vuelto complacientes al escuchar sobre todas estas tragedias. ¿Cuántos tiroteos escolares, cuántos tiroteos en Iglesias hemos tenido en los últimos años? Nos hemos vuelto algo insensibles a estas cosas. Esto requiere oración; nos llama a hablar con nuestros hijos; nos llama a nosotros como líderes religiosos y maestros en nuestras escuelas, a discutir estas cosas con los niños para que puedan llegar a una comprensión y apreciación más profunda de la dignidad de la vida humana.

Mardi Gras fue un día hermoso, y luego ves los asesinatos que tuvieron lugar a lo largo de la ruta del desfile.

Sí, es trágico. Cuando miramos esta cultura de muerte, también es importante darse cuenta de que no estamos hablando solo de la violencia armada. Otro signo de cultura de muerte es la crisis de opioides en todo el país. En muchos sentidos, eso encaja en la misma categoría: es una falta de respeto por la vida humana, una falta de responsabilidad que las personas toman por sus vidas. Nosotros, como Iglesia, debemos estar conscientes de la crisis de los opiáceos, y hablar sobre ella.

¿Qué le estamos diciendo a nuestros hijos en la escuela? ¿Qué le estamos diciendo a nuestros jóvenes adultos, quienes a veces pasan por depresión u otros desafíos? En la arquidiócesis, tenemos un ministerio de sanación llamado, el Ministerio de Abuso de Sustancias (SAM, por sus siglas en inglés), que fue iniciado por el Diácono Louie Bauer, y proporciona ayuda para aquellos que están afectados o afectados por el abuso de sustancias. Hay un proverbio sobre la necesidad de oración y acción. Toma ambos. También, me recuerda que durante la Cuaresma, no solo hacemos penitencia por nuestra propia debilidad personal, sino que también, hacemos penitencia por los pecados de nuestra sociedad, por la falta de respeto a la vida humana, que se ve por el asesinato de niños en la escuela, las personas en las Iglesias y las personas en las calles, así como la epidemia de opiáceos que está cobrando tantas vidas. Jesús, nos dice que algunas cosas solo pueden ser expulsadas mediante la oración y el ayuno.

¿Qué han dicho los obispos de los Estados Unidos sobre el endurecimiento de las leyes de armas como un elemento de la solución a la violencia sin sentido?

A nivel federal, trabajamos lo más estrechamente que podemos con el Congreso y, a nivel estatal, trabajamos lo más estrechamente que podemos con nuestros legisladores. Hacemos hincapié en el respeto por la vida humana. También, nos hacemos la pregunta: ¿Por qué las personas que son mentalmente enfermas, irresponsables o propensas a quitarle la vida a otra persona, legalmente pueden comprar armas de fuego? ¿Cómo continúan sus licencias de armas renovadas? Hay algo mal con nuestra sociedad. Sé que se supone que no debes hablar sobre el control de armas, pero creo que, como cristianos, no tenemos más remedio que hablar sobre el control de armas. Las personas que son inseguras y que tienen poco o ningún respeto por la vida humana, están usando armas que de alguna manera han adquirido para mostrar su total desprecio por el valor de la vida humana. Si realmente vamos a hablar sobre la formación de una cultura de vida, es esencial algún tipo de control de armas sensato. Además, tenemos que hacer más para cuidar a los enfermos mentales. Como sociedad, no hacemos esto de manera efectiva.

¿Tiene la arquidiócesis planes para proteger sus escuelas e Iglesias?

Hemos puesto a disposición de todas nuestras escuelas y programas de educación religiosa, una capacitación de “tiradores activos” llamada “Benditos sean los pacificadores”. Es un programa proporcionado por la Oficina del Sheriff de St. Charles Parish, bajo la dirección del sheriff Greg Champagne, quien nos permitió adaptarlo a nuestras parroquias. El diácono Edward Beckendorf es el contacto principal del programa. Además, les he pedido a todas nuestras parroquias que, formulen algún tipo de plan en el caso de un incidente dentro de la Iglesia. ¿Es posible tener un plan concreto en todas partes? No, pero podemos poner algunas salvaguardias en su lugar. Por ejemplo, queremos que el liderazgo de la parroquia, que incluye sacerdotes, diáconos, ujieres y ministros extraordinarios de la sagrada Comunión, debata qué hacer en caso de un disturbio. Si tenemos suficientes ojos, y oídos, y un plan, podría ayudarnos en el momento de tal crisis. Sin embargo, es desalentador ver una escuela que tiene un plan, pero a pesar de esas precauciones, lamentablemente mueren 17 niños. Oro para que la misericordia de Dios consuele a las familias afligidas, y sostenga a los heridos en su curación. Aliento a todos a unir nuestras oraciones y sacrificios, por la curación y el consuelo de todos los que han sido afectados por la violencia en estas últimas semanas, y por una conversión de corazón, para que nuestras comunidades y nuestra nación estén marcadas por la paz. Nuestra esperanza está en el Señor, como lo prometió después de su resurrección: “He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”(Mateo 28:20).

Las preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.

You May Also Like