Jesus no fue tentado para darnos ejemplo, sino para darnos armas

Primer Domingo
Cuaresma
Marzo 9, 2014
Mat: 4: 1-11

 

    Después de bautizado, Jesús va a hacer su primera w salvífica: derrotar a Satanás. El es el primer enemigo que debe ser vencido por Jesus, porque el fue el primero en destruir el plan de Dios en nosotros.
 
   Jesús es llevado al desierto por el Espíritu, para ser tentado ciertamente, pero con el fin de derrocar al enemigo de nuestra salvación , precisamente allí en donde el demonio es fuerte, en la tentación.  Jesús va a buscar al enemigo; en el caso nuestro, Satanás viene a nosotros a tentarnos.

   Es común escuchar algunas interpretaciones ridículas sobre las tentaciones de Jesus, tanto en el campo Protestante, como en el Católico.       
 
  Falsas intepretaciones Protestantes:

   Satanás tentó a Jesus porque no es Dios.

   Satanás quiere hacer caer a Jesus para que sus misión fracase. Esta tentación tiene como objetivo el hacer que Jesus use su poder divino de una manera egoísta.

   Jesus fue tentado para que evitara la cruz. Si Satanás hubiera podido lograr que Jesus cometiera tan solo un pecado, entonces hubiera sido descalificado como el salvador del mundo.

    Este fue uno de los puntos bajos de Jesus. Satanás pensó que Jesus estaba tan hambriento que hubiera podido hacer cualquier cosa en esta situacion.

   Falsas interpretaciones Catolicas:

    Jesus permitió la tentación para darnos un ejemplo de humildad. (Al contrario,  esto es un ejemplo de victoria.)

   El demonio intentó desviarlo de su misión. Estas tentaciones son el primer intento diabólico de reducir la misión divina de Jesus a un plano humano.

   El demonio pretende  rebajar la misión de Jesus para que actúe en beneficio propio para remediar sus propios problemas, como el hambre.

   Induce a Jesus a la vanidad y la soberbia, moviéndolo a que pida a Dios un milagro innecesario.

   Satanás no iene poder para hacer caer a Jesus.

   Todas esas interpretaciones son ridículas. Los Padres de la iglesia piensan lo contrario.

   A las tres tentaciones Jesús responde con tres golpes.

   San Juan Crisóstomo usa ampliamente la comparación de los luchadores. Satanás no viene a hacer lo que quiera con Jesus, sino a perder una pelea.

   “De igual manera cuando los luchadores reciben un golpe mortal, quedan medio ciegos y tambaleándose pierden el equilibrio, y se cubren de sangre, igualmente el demonio, atontado por el primer golpe, y luego por un segundo golpe, comienza a decir lo primero que se le viene a la mente y así se presenta el tercer round.”

   “El demonio no fue vencido por Dios, sino por la carne humana,” nos dice San Hilario.

   Vemos que Jesús no usó ninguna arma sobrenatural o poder divino. Usa armas humanas para derrotarlo como hombre que era, y para mostrar que con las mismas armas nosotros podemos derrotarlo.

            Dice San Juan Crisóstomo que nosotros no vamos a vencer al demonio con milagros; sino con paciencia, auto-control, el sufrimiento y con evitar la vanagloria.

Site Administrator

➤ Lloyd Robichaux | Site Administrator | Art Director | Webmaster | lrobichaux@clarionherald.org | (504) 596-3024 | Fax: (504) 596-3020

You May Also Like