Pongamos a Dios como nuestro deudor